martes, 16 de agosto de 2016

San Esteban del Olvido

En un solitario rellano dominando el valle del río Lindes (para los nativos, el "·Fochagueo"), se alza la sencilla pero sólida iglesia de San Esteban de Cienfuegos. Aunque la parroquia ya aparece en las primeras donaciones reales del territorio quirosano, unos mil años atrás, el edificio actual parece datar del siglo XV o XVI por las características de su construcción, una nave única con tejado de madera, una capilla lateral dedicada a la Virgen del Rosario cubierta con bóveda de arista y el presbiterio y sacristía con bóveda de cañón.
En el exterior llama la atención la robustez de la construcción, con grandes contrafuertes de buenos sillares de caliza para contrarrestar el empuje de la bóveda principal y una artística espadaña del mismo material, en la que, bajo una cruz de malta leemos la inscripción "Domus Dei" y un año en números romanos (1845 aunque algunos afirman que sería 1825).
En el interior, tras una restauración parcial en el año 2000, vemos en las paredes y bóvedas fragmentos de pinturas murales que en fecha desconocida fueron tapadas con el actual enlucido de color azul. Sería interesante poder destapar y restaurar dichas pinturas que seguramente cubren toda la bóveda del presbiterio.
Por otro lado, también destacan los tres retablos barrocos, de la primera mitad del siglo XVIII; según se mira el altar, el de la mano izquierda alberga una imagen de San Antonio a la que le falta el niño; a la derecha, presidiendo la capilla lateral, el de la Virgen del Rosario cuya imagen destaca por la belleza de su rostro, a pesar de estar mal repintada; finalmente, el retablo principal, con un Cristo de gran antigüedad en el ático (quizá anterior a la actual iglesia) y debajo el Sagrario, escoltado por las imágenes del titular, San Esteban, y San Roque con el clásico perro lamiendo las heridas. Llama la atención la profusa decoración con columnas, dorados y policromías variadas, aunque en bastante mal estado
Finalmente, la sólida pila bautismal donde fueron bautizados infinidad de niños de los pueblos de Cienfuegos, Villar, Las Llanas, los caseríos de Cuevas y El Molino y hasta principios del siglo XX los nacidos en Fresnedo, El Corral y Cortes. Uno de ellos es el conocido Melchor García Sampedro, o San Melchor de Quirós, en abril de 1821.
Ahora que se está restaurando parte del patrimonio artístico de varias parroquias de Quirós, sería la ocasión de acordarse de esta vieja iglesia, olvidada y escondida en una curva de la carretera de Cienfuegos, sin una triste indicación o placa que nos recuerde su lugar en la historia.

No hay comentarios:

Follow by Email