viernes, 18 de diciembre de 2009

Fiestas Paganas


Hasta poco antes de la Guerra Civil existió la costumbre de celebrar el "Antroxu" o Carnaval. Los vecinos de Villar acostumbraban a reunirse delante de la capilla de Santa Teresa, o en el interior de cualquier establo en caso de hacer mal tiempo.
Los jóvenes se juntaban después de comer, repitiendo siempre la misma contraseña: ¿Antroxaste? Con cualquier trozo de tela, sábana vieja, etc. se ideaban los más originales disfraces y así se pasaba el día entre cantos, bailes y risas.
Algunas personas recuerdan todavía una anécdota ocurrida con ocasión de la llamada Revolución de octubre de 1934: los jóvenes de Villar estaban reunidos en la casa de Felipa, luciendo los disfraces que habían ideado con los escasos medios a su alcance, cuando alguien llamó a la puerta. Al abrir, apareció ante ellos la siniestra figura de un Guardia Civil, con su capote oscuro y el tricornio. Después del susto inicial, se descubrió la identidad del bromista que resultó ser un joven de Villar, pero la historia no acabó aquí porque el hecho misteriosamente llegó a oídos de los verdaderos Guardias del cuartel de Bárzana, quienes mandaron aviso al joven para que bajara a la villa, orden que obedeció el pobre muchacho, recibiendo una brutal paliza por parte de los "servidores del orden". No estaban los tiempos para bromas.
 Otra tradición era la "Foguera de San Xuan", que los de Villar hacían en el camino de la "Caiperal" (en un sitio elevado, orientado al sur), o en el propio pueblo, amontonando gran cantidad de maderas y ramas, de las que se habían acumulado en los establos para hacer de "cama" para el ganado.

No hay comentarios:

Follow by Email