miércoles, 26 de agosto de 2009

Un poco de geografía

El Concejo de Quirós está situado en la parte central Sur del Principado de Asturias. Sus límites son: Al Norte, los municipios de Morcín, Proaza y Santo Adriano; al Sur, la comarca leonesa de Babia y parte del Concejo de Lena, al Este también Lena, Morcín y Riosa; al Oeste Teverga.

Ver mapa más grande
Geográficamente lo conforman dos valles: el del río Ricabo, que nace a la sombra de la Peña Cigal.la y se fortalece con las aguas que manan de la fuente Los Garrafes, y el del Lindes, originado en la fuente de El Nacimiento, en el corazón del Puerto Agüeria, muy cerca del anterior y del límite con la provincia leonesa.
Ambos cursos fluviales se unen en el lugar de Santa Marina (antiguamente Ambas Mestas), formando entonces un único valle, más ancho y que se llama ya de Quirós, el cual tiene a ambos lados numerosas vaguadas por las que discurren los arroyos que alimentan el caudal principal. Esos pequeños valles abundan en bosques, prados, tierras de cultivo (muchas menos que antaño) y allí encontramos las principales huellas del asentamiento humano, bien en las aldeas o en caseríos dispersos por el quebrado terreno.
Este es muy montañoso (de los 208,80 Km2 de superficie, el 40% tiene más de 1200 m de altura y sólo el 3% tiene una pendiente inferior al 20%) aunque las angosturas se suavizan en cierta medida en las vegas de los ríos, destacando la del Noceo y Pontonga en Santa Marina, la de Arrojo y la de Las Agüeras. Los pueblos (l.lugares, caserías) se asientan en la orilla del río o a media ladera de los valles. La capital, la villa de Bárzana, Pola de Bárzana en tiempos lejanos, está en el centro del concejo, al pie del antiguo Camino Real y de la carretera que hoy utilizamos.
A efectos legales y geográficos el valle de Quirós acaba en el Entrepenas o Foces de Valdemurio, un angosto desfiladero entre enormes paredes calizas que es la puerta y la separación del vecino concejo de Proaza. Precisamente por esa garganta se trazó la carretera en la década de 1860, gracias a los desvelos del ingeniero belga Gabriel Heim.
Importantes cordales separan el municipio de sus vecinos, por lo que podemos decir que tiene unos límites bien marcados. Destacan al norte la sierra de Tene, paso del viejo Camino Real de la Col.lá Aciera; al este el Aramo, linde con Riosa, Morcín y Lena; al sur el macizo de Ubiña, frontero con Lena y la provincia de León, y al Oeste el macizo de Sobia y la sierra del Gorrión, barreras naturales con Teverga. Por el interior destaca el gran monte Roneiru que separa las parroquias de Cienfuegos y Nimbra.
En cuanto a sus caracteres geológicos, abunda la caliza que vemos asomar aquí y allá en prados y camperas, y en montañas como peña Rueda (uno de los picos más hermosos del Principado, majestuosa pirámide natural de 2.155 m de altura), la Cigal.la (2071 m, con el famoso Güertu´l Diablo, refugio de rebecos y corzos), el Fontán (2417 m), la peña de Alba (sede del conocido Santuario Mariano, con concurrida romería el día 15 de agosto).
En las alturas existen los pastos comunales para el ganado (Puerto Agüeria, el Aramo, Puerto de Villamarcel, etc.) aprovechados por los vaqueros del concejo, representados en la Junta Ganadera, aunque las frecuentes incursiones de ganaderos foráneos (sobre todo de Lena y Riosa) suelen ocasionar frecuentes conflictos. Por los altos vemos hayas y algún tejo; a media ladera del valle, los prados y bosques caducifolios (castaños, robles, abedules) –con algunas lamentables "importaciones" de pinos foráneos- y en la zona baja alternan los cultivos –en las vegas de los ríos y tierras próximas a los pueblos- y las praderas, con avellanos y fresnos en los linderos. Las antiguas cortinas para el cultivo de maíz y patatas son sólo un recuerdo en la mente de los abuelos.
Como en el resto de la región, el agua es un elemento abundante en los arroyos que descienden rápidamente de las montañas para nutrir al río. Se aprovecha industrialmente en el embalse de Valdemurio y en las minicentrales de Santa Marina y Las Agüeras.
Hay abundancia de carbón, aunque hoy ya no se explota, y mineral de hierro que se fundía en La Fábrica, en unos altos hornos instalados en la década de 1870 y que sucumbieron por la gran competencia de la naciente siderurgia vasca. El espato flúor, de gran pureza, está presente también en el concejo, pero nunca se explotó industrialmente.

No hay comentarios:

Follow by Email